Montar un spa en casa sin necesidad de tener un jardín

Dedicar tiempo a uno mismo es una de las grandes necesidades que surgen en medio de nuestras estresantes vidas. Cada vez hay más gente que despierta a este cambio de paradigma en el que la prisa no es la mejor compañera. Un reciente artículo en El País daba algunas pautas sobre ello. Y es que las consultas están a rebosar de pacientes con problemas de ansiedad y en muchas ocasiones es algo que podemos mejorar aplicando otra perspectiva. Aprendiendo a cuidarnos y a regalarnos algo de tiempo para relajarnos, para parar el mundo aunque sea una hora y sumergirnos en el relax. Por eso hoy desde INTEX queremos daros una idea: ¿por qué no montar un spa en casa?

No todo el mundo tiene un jardín en el que poder dedicar un espacio a un spa, pero podemos hacerlo en una terraza de un bajo o un ático. Son lugares perfectamente válidos que tienen también sus ventajas. Si vivimos en un último piso, un spa nos acercará todos los días al azul del cielo y a las vistas que tengamos desde nuestra casa. En un bajo, seguramente tendremos una generosa terraza en la que poder montar un buen spa para relajarnos. Y, lo mejor de todo, es que teniéndolo en casa ¡podremos relajarnos a diario!

Relax para toda la familia

Otra de las ventajas de tener un spa en casa es que toda la familia puede beneficiarse de él. Nuestros hijos también sufren en muchas ocasiones el estrés, sobre todo en época de exámenes. Gracias a nuestro centro de relax casero podremos educarlos en la relajación y en la desconexión de las tareas diarias y las obligaciones. Unas enseñanzas que pueden empezar a aplicarse aunque los niños sean pequeños, ya que les valdrán para una vida más equilibrada.

Puede ser también un momento especial que compartir toda la familia junta, un rato entre padres e hijos, un momento sólo para las chicas o los chicos de la casa o, algo en lo que muchos ya estarán pensando, unas horas en pareja.

spa purpesa

Aprender a relajarse: es cuestión de práctica

Aunque pueda parecer extraño, hay muchas personas que tienen serias dificultades a la hora de relajarse. El estado mental de alerta en el que vivimos es difícil de obviar si no se tiene práctica. Hemos de concienciarnos de que vamos a dedicarnos un rato a nosotros mismos en exclusiva en el que trataremos de no pensar en otra cosa. Para ello, nuestros spas cuentan con algunas ayudas muy útiles como la almohada reposacabezas que nos ayudará a estar mucho más cómodos y relajados.

Otra de las cosas que puede ayudarnos a disfrutar de este momento es tomar alguna bebida mientras disfrutamos de las burbujas de nuestro spa en casa. Por ello, nuestros spas incluyen una bandeja con un soporte para bebidas. Puede ser un zumo, una infusión o cualquier cosa que nos apetezca.

Cómo tener un spa en casa

Si ya has decidido que quieres disfrutar de ese relax para el día a día en casa, los pasos a seguir son bien sencillos. Primero, has de pensar en qué lugar de tu terraza vas a ubicar tu spa. Además, deberías consultar con el constructor el peso que soporta el suelo de la terraza del ático. Y por último decide si quieres disfrutarlo solo o en compañía.

Una vez que tengas todos estos detalles previos claros, es hora de hacerte con un spa con todos sus accesorios para que puedas disfrutar de un tiempo de relax en tu propia casa. ¡Regálate tiempo a ti mismo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*