Cuatro motivos para poner un spa en casa

Haz un ejercicio de imaginación y recrea esta escena: tú, completamente relajado sumergido en las burbujas de un estupendo spa, quizá al aire libre viendo las estrellas. Una copa de vino en una mano, velas que hacen que el ambiente sea estupendo y una hora por delante de relax del bueno en tu propia casa. ¿No es una idea genial? Si eres de los que disfruta del tiempo de relajación seguro que ya estás pensando en cómo justificar ante tu pareja, tus amigos o, incluso, ante tí mismo la inversión en un spa. Por eso queremos darte las cuatro perfectas excusas con las que convencer a cualquiera de que tener una de estas maravillas en tu propio hogar contribuirá al equilibrio emocional de todos los miembros de la familia. Vamos a por ellas:

El relax es muy importante en nuestro día a día

Parece una frase manida, casi de perogrullo. Y, sin embargo, muy poca gente realmente se concede de forma habitual un tiempo en exclusiva en el que relajarse y no pensar en nada. Parar la mente, con todo lo que ello implica, y simplemente disfrutar del momento. Sin embargo, las consultas de los psicólogos están llenas de gente con problemas de ansiedad, estrés y un largo etcétera de problemas similares. El ritmo de vida que llevamos muchas veces nos juega malas pasadas y por eso hemos de hacer caso a los expertos en salud mental, que nos recomiendan encarecidamente que nos relajemos de vez en cuando.

Una forma de hacerlo es sumergirnos en el agua del spa de casa, poner música relajante, prepararnos una bebida refrescante y dejarnos llevar por las notas que inundan el aire. Es un momento único e irrepetible, el aquí y ahora que tanto se trabaja en filosofías como el yoga. Tiempo de aislarse del mundo y concederse unos momentos en los que no hay nada más en el planeta.

Relax en casa significa ahorro de tiempo

Siguiendo el hilo argumental anterior, si conseguimos simplificar nuestra vida, será mucho mejor para nuestra mente. Uno de los nuevos mantras es el “Make it simple” (Hazlo sencillo), con el que tratar de mejorar nuestra calidad de vida. Por ello, si invertimos en algo como un spa vamos a tener la posibilidad de relajarnos en nuestra propia casa, sin tener que perder tiempo con trayectos. Tampoco tendrás que andar buscando formas de relajarte, chequeando información en Internet ni valorando distintas posibilidades. Tu relax va a estar en casa, esperándote todos los días. Un quebradero menos de cabeza en el que pensar. ¿Fácil, no?

¡Y también ahorro de dinero!

Si eres asiduo a los fines de semana en balnearios y siempre andas buscando la manera de escapar para meterte en uno de esos jacuzzis, piscinas y demás, quizá te interesa económicamente comprarte un spa. Un pequeño cálculo te ayudará a saber cuánto tiempo tardarás en amortizar la inversión que has realizado. Pero seguro que suprimiendo unas cuantas salidas la balanza queda completamente equilibrada. Y además no tendrás que esperar al fin de semana para usarlo. ¡Son todo ventajas!

Invitar y celebrar con tu gente

Además de todas las excusas que hemos señalado anteriormente, te damos una última que te va a encantar. Y es que tener un spa en casa te permite pasar tiempo con tu gente haciendo algo genial que llama la atención de todo el mundo. Les encantará a los peques de la casa, a quienes puedes inculcar el arte de relajarse. Pero también puedes compartir momentos increíbles con tus amigos y amigas. Un cubo con cervezas frías y hielo junto al spa y podéis hablar durante horas. ¡Lo pasaréis en grande!

¿Se te ocurre alguna excusa más? ¡Cuéntanosla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*